La Política como vocación de servicio público,pero con sueldos de ejecutivo

La primera medida que se ha tomado en consideración en seis Ayuntamientos de Canarias ha sido la subida de sueldos, y en otros tantos con cambios de gobierno, se han mantenido las cantidades fijadas por los anteriores mandatarios a pesar de haberlos criticado en época electoral.

El dinero es goloso, y digan lo que digan, necesario para sobrellevar esta sociedad consumista que nos rodea. Es por ello que no nos debería extrañar lo que está ocurriendo en múltiples Ayuntamientos de Canarias, en los que la primera medida que se ha llevado a pleno ha sido la subida de salarios.

Aunque, en honor a la verdad, no deja de ser una falta de respeto importante a la ciudadanía, pues aunque se entiende que en un puesto de responsabilidad se debe cobrar una cantidad acorde a su posición, en algunos lugares la situación se les ha ido de las manos.

Hace algunos días veía la luz un vídeo de un pleno en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria dónde un pleno municipal de apenas un minuto (1´20 para ser exactos) aprobaba una subida de sueldo para sus dirigentes, que ya de por sí estaban bastante bien remunerados.

Y es que nos hemos acostumbrado a que un Alcalde o Concejal cobre unas cantidades de dinero, que lejos de la realidad, no se ajustan a los sueldos de cualquier hijo de vecino, por mucha responsabilidad que tenga en un puesto de trabajo.

Además, cuando se habla de que tienen que cobrar bien por las responsabilidades que tienen, ¿alguien me puede explicar qué sucede con estos trabajadores públicos cuando, tras cuatro años llenándose los bolsillos, se demuestra que no han cumplido con su deber? Como máximo, dejan de ser Alcaldes o Concejales, pero hasta ahí.

Y es si usted que está leyéndome, no rinde en su trabajo, puede ser despedido de inmediato. Sin embargo, a ellos, les tenemos que soportar cuatro años, háganlo bien o mal, da igual.

Por tanto, no es de recibo que en municipios de poco más de 4.000 habitantes, el Alcalde o Alcaldesa cobre casi 3.000 euros mensuales con 14 pagas al año, los Concejales hasta 1.900 euros mensuales, incluso en algún caso, con un 75% de dedicación. Me va a perdonar, pero si de mi bolsillo usted cobra cada mes 1.900 euros (con pagas prorrateadas que es lo que seguro usted tiene en su nómina, unos 2.300 euros mensuales aproximadamente), usted no me da un 75% de su dedicación, usted me da hasta su última gota de sudor.

No es lógico, no es de recibo, pero nos hemos acostumbrado a ello, porque desde el momento que les damos la opción de sentarse en la silla de gobierno, también le damos la opción de hacer con el dinero de las arcas públicas lo que les venga en gana, y ahí vienen los problemas, pues normalmente la primera jugada siempre va en beneficio de aquellos que estarán sentados en el salón de plenos, sean del partido que sea, pues a una subida de salario nadie vota NO.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: