La piloto burgalesa logra estar por cuarta vez consecutiva en la meta de la carrera de coches más dura del mundo

Cristina Gutiérrez y Pablo Huete alcanzaron la meta del Rally Dakar con su Mitsubishi Eclipse Cross, logrando terminar la carrera de coches más dura del mundo por cuarta vez en cuatro intentos. Han sido casi 8.000 kilómetros de constante desafío al pilotaje, a la orientación y a la resistencia humana y mecánica en territorio de Arabia Saudí de los que el binomio Gutiérrez-Huete y su Mitsubishi Eclipse Cross han estado a la altura de las circunstancias. Al final, han concluido en la 42ª plaza de la general y la 7ª entre los 4×4 mejorados diésel, tras concluir esta primera edición del Dakar en Arabia Saudí no exenta de trampas y de dificultades en materia de navegación etapa tras etapa.

Cristina Gutiérrez, al llegar a la meta comentó: “Quería darle la enhorabuena a Carlos Sainz y Lucas Cruz por el Dakar tan increíble que han realizado. Todos los españoles nos alegramos de la proeza que han logrado. No ha sido fácil, pero creo que han conseguido llevar la carrera de una manera espectacular. Es un orgullo y un honor compartir el vivac con un piloto tan increíble como Carlos, aprender de él, como encara las situaciones y cada una de las etapas. Quiero darle mi más sincera enhorabuena. Ha sido y es un auténtico crack, historia del automovilismo. Espero que podamos verle correr muchos años más. Ahora le toca disfrutarlo con la familia. Le mando un fuerte abrazo”. La piloto añadía: “Estoy muy contenta y satisfecha por haber podido finalizar mi 4º Dakar consecutivo junto a mi súper copi, Pablo Huete. Ha supuesto todo un desafío para nosotros, hemos tenido días buenos y malos momentos. Tiramos de coraje y fuerza, y de la calidad de Pablo y del equipo, para sobreponernos a la dureza de cada etapa y poder acabar este Dakar. Ahora toca descansar, pero sin duda muy pronto os contaré cuál es mi próximo objetivo. Por último, me gustaría dar las gracias a mi equipo, a los patrocinadores, a mi familia y amigos, y a todos los aficionados que han estado apoyándome todos estos días. ¡Muchas gracias!”, concluyó la piloto burgalesa que, de nuevo, consigue cruzar la meta del rally más duro del mundo y siempre con Mitsubishi, las dos últimas ediciones con el Eclipse Cross como fiel compañero de aventuras.

Deja un comentario