Santa Cruz de Tenerife

La política debe estar para ayudar, para sumar y nunca para mermar la imagen de una ciudad con tantas bondades

Santa Cruz de Tenerife está en horas bajas, políticamente hablando. Sus referentes políticos han generado un circo mediático en el que confluyen absolutamente todos los partidos políticos, y que ahora, nadie sabe cómo parar.

Coalición Canarias, comandada por José Manuel Bermúdez, ha pactado con el Partido Popular, con Guillermo Díaz Guerra a la cabeza, y con la recién nombrada Concejal de Ciudadanos, aunque en estos momentos no se sabe a ciencia cierta de si sigue perteneciendo a la formación naranja o no, pues aunque Melissa Rodríguez haya salido públicamente a informar de su expulsión, parece que no hay documentos oficial que así lo atestigüe. Lo único que iba a variar que este hecho se confirmara, es la condición de transfuga de Evelyn Alonso, nada más.

Más allá de dimes y diretes, de grabaciones de audios enviados editadas o no, de papeles o no papeles…¿A algún responsable político de Santa Cruz de Tenerife le ha importado lo más mínimo la imagen que se está dando de la ciudad que deberían defender a capa y espada?¿Entienden el daño que se le está haciendo a, nada más y nada menos, que la capital de una provincia?

Quiero pensar que no lo entienden, porque lo otro sería que no les importa, y que sólo han entrado en política por su propio interés particular, y todos sabemos que eso no es posible, ¿verdad?

La ciudad puede necesitar mil cosas, pero desde luego lo que no necesita es este espectáculo bochornoso al que nos están sometiendo diariamente.

Entiendo la necesidad de recuperar el poder, entiendo que las herramientas que pone a disposición de los partidos políticos el estado de derecho le dan legitimidad a esta moción de censura, pero, ¿se han preguntado lo que piensa la ciudadanía de Santa Cruz de Tenerife al ver que apenas un año más tarde de tomar posesión, y con casi tres meses inmersos en un estado de alarma, se produce esta moción de censura?

¿A algún responsable político de Santa Cruz de Tenerife le ha importado lo más mínimo la imagen que se está dando de la ciudad que deberían defender a capa y espada?

Y no sólo eso, sino que para más inri y como era de esperar, la firma de la censura de Patricia Hernández ha agitado la colmena, y han comenzado a salir acusaciones por todos lados y de todo tipo, y las que restan por salir, pues si pensamos que el gobierno saliente va a quedarse quieto una vez finalice la imposición de la coalición CC-PP-Cs, es que somos muy ingénuos.

Lejos de valorar si la moción de censura tiene lugar o no, pues de esto ya he manifestado mi opinión en otros artículos, lo que no es de recibo es el maltrato que está recibiendo el buen nombre de una ciudad que debería ser ejemplarizante, y en el ámbito político también. Santa Cruz debería ser todo aquello que el resto de municipios de la Isla quisieran ser en el ámbito político, y sin embargo, nos estamos encontrando en las calles con la tan manida frase de “menos mal que eso no pasa aquí…”

La ciudad, su gente, no necesita este tipo de acusaciones públicas ni que pongan el honroso nombre capitalino en los titulares de la prensa por sus pataletas de niños menudos.

Políticos de Santa Cruz, del partido que sea. Párense, reflexionen y tomen las acciones necesarias para que este circo acabe. La ciudad, su gente, no necesita este tipo de acusaciones públicas ni que pongan el honroso nombre capitalino en los titulares de la prensa por sus pataletas de niños menudos.

Santa Cruz merece mayor altitud de miras, y si ustedes no están a la altura, como dirían Braulio, “mándense a mudar”.

Por Jeremías Rodríguez

Director de Digital FM Radio Canarias, locutor de radio y presentador de Televisión y Eventos.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies