Los autónomos españoles han vuelto a pagar su cuota, mientras esperan ayudas por parte del gobierno para salir de esta caótica situación económica

La crisis del Covid19 se está cebando con los autónomos de este país, principalmente porque el virus ha encontrado en el Gobierno de España su principal aliado.

Todos recordamos las palabras del Presidente del Gobierno, Pedro Sanchez, decir en rueda de prensa “no vamos a dejar a nadie atrás”, y tiene toda la pinta de que es cierto, pues no han dejado a nadie atrás a la hora de cumplir con sus obligaciones tributarias. Hasta esos 400.000 autónomos que se acogieron a la ayuda por cese de actividad, vieron como anoche sus cuentas sufrían una buena sacudida.

Lo cierto es que es entendible que somos muchos en este país, en torno a 50 millones de ciudadanos y ciudadas, pero eso no exime al ejecutivo central de cumplir con lo que debe cumplir. La cuota de Marzo se cobró, y fueron muchos los autónomos que se resignaron. Para la de Marzo han tenido un mes para evitar que vuelva a pasarse por el banco, y no han querido hacerlo.

¿Los motivos? Los de siempre. Los autónomos sustentan económicamente este país, y no cobrar la cuota supone mandar el país a unos niveles económicos muy por debajo de lo que se necesita en este momento. Ahora bien, ¿con qué cara dura se le exije a un trabajador por cuenta propia, que abone su cuota de autónomo cuando sabes perfectamente que lleva 50 días sin un sólo ingreso?¿Sabes en qué situación dejas al autónomo?

Los políticos llevan muchos años olvidando a conciencia las necesidades de los 3.2 millones de autónomos que hay en este país, y lo hace porque sabe que haciendo caso omiso, seguirán utilizándolos como meras marionetas de un sistema que está confeccionado para que todo les vaya en contra.

La única ayuda que han puesto sobre la mesa, y permítanme que no la considere ayuda, son los llamados préstamos ICO, con un interés bancario de hasta un 4% y que además, a pesar de estar avalados por el estado, están siendo rechazados por los bancos sin que se pueda hacer nada. Es decir, ¿ayuda de qué?

Es indignante, inmoral y carente de cualquier tipo de empatía lo que se está haciendo con los autónomos de este país, que están viendo como sus ingresos han caído en picado hasta llegar a 0, mientras que sus gastos son los mismos que tenían hace mes y medio.

¿A alguien le importa si el autónomo come?¿Si sus hijos comen?¿Si tiene dinero para pasar la manutención a sus hijos?¿Si tiene dinero para vivir dignamente? La respuesta es NO, pero es que nunca les ha importado esto.

Un asalariado, con una deuda tributaria, puede ver como su salario es embargado, pero nunca se le podrá tocar el salario mínimo interprofesional porque el estado entiende que necesita ese dinero para comer. Sin embargo, un autónomo, puede ver como el estado le embarga el 100% de su dinero sin ningún tipo de réplica, pues según parece los autónomos no necesitan comer para vivir, nótese la ironía.

Algo va mal en este país, y lo peor es que no hay intención de que cambie porque no interesa que así sea.

Deja un comentario