Pedro Sanchez logra 123 diputados, y deja al Partido Popular en una situación realmente delicada con apenas 66 diputados.

La Jornada Electoral del día de ayer dio para mucho. Desde bien temprana hora de la mañana, la redacción de Digital FM Radio estuvo pendiente de toda la información que se fue sucediendo a lo largo del día.

Las encuestas habían arrojado unos datos realmente preocupantes para el partido de Pablo Casado, ya que le situaban entre los 77 y los 83 diputados. Sin embargo, se confirmaron los peores augurios, y no fueron capaces de superar los 66 diputados.

La situación es delicada para el partido de la gaviota, que ha perdido en apenas tres años 71 diputados, y más de 3 millones de votos, lo cuál se le achaca a la fragmentación del voto de la derecha, pues Ciudadanos ha experimentado una subida de más de 1 millón de votos, y VOX, que irrumpe con fuerza en el Congreso de Los Diputados, supera los 2,5 millones de votantes.

Otro de los grande damnificados de la noche es, sin lugar a dudas, Unidas Podemos. La Coalición conformada por Podemos e Izquierda Unido pierde 29 diputados, lo cuál es analizado por su líder, Pablo Iglesias, como un reflejo de la realidad de un partido que ha sufrido demasiados cambios en poco tiempo, y que por tanto, consideran que no se ha tratado al electorado como debieran.

Por tanto, el panorama político actual no permite la mayoría absoluta para ninguno de los grupos, pero sí deja en las manos de Pedro Sánchez la conformación de un gobierno estable, que pasará por buscar apoyo en Unidas Podemos y en pequeños partidos con mínima representación, o bien, pactar con Ciudadanos (algo que parece más lejano ideológicamente) y superar así los 176 diputados que le darían mayoría en las cortes.

Coalición Canaria, con un diputado más contra todo pronóstico

Una de las sorpresas de la noche fue la propiciada por Coalición Canaria. El partido de Ana Oramas consiguió, no sólo revalidar su propia presencia en el Congreso de los Diputados, sino que además, estará acompañada por su homónima en la provincia de Las Palmas de Gran Canaria, María Fernández.

Un auténtica éxito para un partido que, viendo las orejas al lobo, hizo una campaña realmente agresiva, y con un mensaje claro – aunque no del todo creíble -, “si nosotros no estamos en Madrid, Canarias no tendrá voz”.

La alegría de Coalición Canaria contrasta con la tristeza de Nueva Canarias. El partido de Román Rodríguez se quedó sin representación en las cortes, al no conseguir ese tan codiciado diputado.

Si bien es cierto que, en esta ocasión, la apuesta era más arriesgada, pues acudía a las urnas en solitario y no con el PSC como ocurriera en las elecciones del pasado 2016, desde Nueva Canarias consideran un “batacazo” y comienzan, desde ya, a trabajar para volver al lugar desde el que, entienden, nunca debieron salir.

Deja un comentario