La situación que se vive cada viernes, de vuelta del área metropolitana en dirección norte, es verdaderamente tediosa y estresante.

Corrían las 14.25 horas del día de hoy, y la autopista en dirección al norte se encontraba totalmente colapsada, prácticamente desde la altura de Los Majuelos.

Una situación caótica, que evidentemente causaba un estrés importante a todos aquellos que querían llegar a sus casas, sus trabajos o dónde quiera que fueren con relativa rapidez.

La situación se agrava cuando, además, las vías de servicio se encontraban de la misma manera, lo cuál genera un efecto embudo y unas retenciones que obligan a los conductores a tardar más de una hora para un recorrido de no más de 15 minutos.

Sin embargo, y ante la sorpresa de todos los conductores, de repente se escuchan las sirenas de un vehículo policial (Guardia Civil). Los coches hacen hueco (a duras penas), y contemplan con estupefacción como tras del vehículo en cuestión aparece una guagua de grandes dimensiones en la que se lee “Nigerian”.

Tras de ella, dos furgonetas de la  Policía Nacional con alarma lumínica, pero no sonora. 

Nos vamos al Artículo 67 del Reglamento de Circulación Víal dónde nos encontramos lo siguiente:

1. Tendrán prioridad de paso sobre los demás vehículos y otros usuarios de la vía los vehículos de servicios de urgencia, públicos o privados, cuando se hallen en servicio de tal carácter. Podrán circular por encima de los límites de velocidad y estarán exentos de cumplir otras normas o señales en los casos y con las condiciones que se determinan en esta sección (artículo 25 del texto articulado).

2. Los conductores de los vehículos destinados a los referidos servicios harán uso ponderado de su régimen especial únicamente cuando circulen en prestación de un servicio urgente y cuidarán de no vulnerar la prioridad de paso en las intersecciones de vías o las señales de los semáforos, sin antes adoptar extremadas precauciones, hasta cerciorarse de que no existe riesgo de atropello a peatones y de que los conductores de otros vehículos han detenido su marcha o se disponen a facilitar la suya.

3. La instalación de aparatos emisores de luces y señales acústicas especiales en vehículos prioritarios requerirá autorización de la Jefatura Provincial de Tráfico correspondiente, de conformidad con lo dispuesto en las normas reguladoras de los vehículos.

Con esta información, ¿se considera servicio de urgencia ahorrarle la espera a quién fuera dentro de la guagua?¿Tenían más prisa que muchos de los vehículos que llevaban horas esperando para llegar a su destino? Saquen sus propias conclusiones.

Deja un comentario