El municipio de La Victoria de Acentejo afrontaba al inicio de este año 2018, una deuda de poco más de 265.000 euros, según los datos facilitados por el Ministerio de Hacienda, Ep Data.

La Victoria de Acentejo es el único municipio de la Comarca de Acentejo que afrontó este año 2018 con una deuda pública que superaba con creces los 150.000 euros. De hecho, la deuda acumulada ascendía a 265.000 euros.

Evidentemente, puede parecer poco en comparación con Ayuntamientos como San Cristóbal de La Laguna, que supera los 13 millones de euros, pero no deja de ser una cantidad importante para un municipio de apenas nueve mil habitantes. 

Lo cierto es que llama poderosamente la atención los datos, insistimos del ejercicio 2017, del que se refleja un gasto en vivienda y urbanismo de más de 1,3 millones de euros, y sin embargo, el municipio da la impresión de estar “a medio hacer”.

Un acceso a la Carretera General que no se termina nunca, unas calles a falta de acondicionar, muchos espacios públicos con falta de un poco de “cariño” por parte del Ayuntamiento, mientras que otras zonas parecen ser las preferidas por la corporación, como la zona de El Pinar, que sí parece que se ha acondicionado sin escatimar gastos.

Además, resulta curioso que un municipio con una de las zonas comerciales más importantes de la Comarca de Acentejo, invierta apenas 35.000 euros en Comercio, Turismo y Pymes, una cantidad muy por debajo de Santa Úrsula, por ejemplo, que hizo una aportación en el apoyo a sus comerciantes que rondó los 77.000 euros. Dos zonas comerciales tratadas de manera muy diferente.

Así las cosas, y a la espera de los datos de este año, nos acordamos de las declaraciones de Haroldo Martín el 12 de Febrero de 2016, en el momento en que finalmente prosperó la moción de censura contra Fermín Correa, en el que alegó que La Victoria estaba sufriendo “el desgobierno, la parálisis total y absoluta del municipio, la incapacidad para dar continuidad a los proyectos puestos en marcha durante el anterior mandato y la generación alarmante de deuda”. 

Tal vez sea sólo una sensación, pero son muchos los victorieros y victorieras que tienen la sensación de que ese desgobierno, esa parálisis y esa incapacidad no ha terminado de resolverse en el municipio. Y si no, al tiempo, Mayo está a la vuelta de la esquina.

 

Deja un comentario