El equipo que dirige Jairo Hernández ha cosechado una importante victoria en un encuentro complicado, en el que primó el pragmatísmo.

Seguramente no fue el mejor partido de la Unión Deportiva Matanza, pero en la categoría en que transita el representativo matancero, sólo se exigen resultados, y de momento, están llegando.

Para Jairo Hernández y Carlos Trujillo todos sus jugadores son importantes, y en esta ocasión, se volvió a demostrar. Un equipo totalmente remodelado, con una línea defensiva formada por Adri y Alexis, con Gallego a la derecha y Chami a la izquierda.

En el centro del campo, Chupete y Bati llevando la batuta, mientras que Eta y Padilla se ocupaban de las bandas. Para el gol, Elieser y Edgar.

Las dimensiones del campo jugaban en detrimento de los visitantes, y tal vez por ello no llegaban balones con claridad a Eta, quién tuvo que luchar durante todo el partido para poder tener protagonismo en el juego.

Algo más activo, un Dani Padilla que poco a poco va recuperando la forma física tras superar una lesión que le tuvo apartado durante varios partidos al comienzo de la presente campaña, pero que parece que está muy cerca de volver a estar en su mejor nivel.

Ya en el minuto uno, el Matanza pudo adelantarse en el marcador, pero el colegiado anuló el tempranero gol por un fuera de juego de Elieser. Sin embargo, en el minuto 4 de partido, llegó una obra de arte de Edgar; el balón que llegaba rechazado hasta el vértice izquierdo del área, dónde la controla Padilla… Al otro extremo, Edgar se aleja dos metros de su defensor, levanta la mano pidiendo el balón y Padilla, cuál dron, se la coloca a la altura idónea para que el ariete matancero convierta una genialidad (media tijera a más de un metro y medio de altura) en el primer tanto del encuentro.

A raíz de ahí, el juego lo puso el Valle Guerra, pero casi en ningún momento llegaron con peligro a la meta de Ángel. De esta manera, y tras una gran jugada defensiva de Gallego, el Matanza logra el segundo – obra también de Edgar – al materializar una asistencia de Elieser.

La segunda parte se desarrolló en los mismos términos, el Valle Guerra proponía, mientras que los rojos eran capaces de retener al equipo lagunero e impedirle que generaran peligro, más allá de jugadas aisladas.

Sin embargo en torno a la media hora de la segunda mitad, una jugada sin demasiada peligro, se convertía en un penalti que transformaba Jaime – uno de los mejores jugadores del encuentro-.

La presión del equipo local aumentó aún más, si cabe, pero el Matanza consiguió alzarse con una importante victoria que le aupa a la primera posición de la Liga de Primera Interinsular.

Félix, expulsado

Félix entraba al terreno de juego en torno al minuto 20 de la segunda mitad al sustituir a Edgar.

Una jugada aislada con Kike en la salida de la pelota dónde el portuense mete la pierna – sin extrema violencia y sin ánimo de hacer daño -, el colegiado le expulsa ante la estupefacción de los jugadores y cuerpo técnico de la UD Matanza.

Salvo apelación, el jugador de la UD Matanza se perderá el siguiente encuentro, ante la UD Realejos, en el Campo Municipal de Fútbol de La Matanza.

Deja un comentario