Podría utilizar términos más laxos para referirme a la manada de descerebrados que transita el país pensando que el virus ya no existe, sin cuidarse y sin cuidar a todo aquél que tiene la desgracia de compartir espacio físico con ellos

Lleida ha vuelto hoy a la Fase 0 a efectos prácticos, vuelven a estar confinados, sin salir de sus casas, hemos retrocido un mes y, ¿por qué? Pues porque estamos rodeados de imbéciles integrales que no son capaces de guardar unas mínimas condiciones de salubridad.

¿De verdad no podéis pasar un puto verano sin fiestas?¿De verdad no sois capaces de respetar a nadie, e inundar las playas, cafeterías y cuánto lugar de ocio y esparcimiento esté operativo?¿De verdad no os importa la vida de vuestras familias o amigos? ¡Sois imbéciles!, sin más.

Nos creemos por encima del sistema, por encima del bien y del mal, creemos que podemos con todo y, cuando nos vemos en la miseria, clamamos al cielo y pedidos que algún ser supremo nos ayude. La única ayuda que necesitan es ser capaces de tener más de una neurona, y entender la realidad de un país en el que han fallecido miles de personas por personas como vosotros.

Sois estúpidos, dejad las fiestas para el año que viene si fuera necesario, dejad la playa para el año que viene, si total, además en Canarias es verano prácticamente todo el año. ¡Qué más da!

No echéis por tierra el trabajo de tantos sanitarios que han dado su vida por nosotros, de los empleados de los supermercados que han tenido que seguir trabajando a sabiendas de que el Covid19 les podría joder la vida, de los amigos y amigas que trabajan en las gasolineras… De tantas personas que han estado como vosotros en casa, durante tres meses, rascándose la barriga y echando pestes en Facebook porque no os dejaban salir… Joder, que hablamos de muertos, ¿estáis tontos?

Poco nos pasa para la mierda de gente que nos rodea. ¡Que se van de fiesta a un lugar, cuyo late motiv es ver quién se contagia, pues la organiza un contagiado! ¿Sois subnormales?¿Qué coño os créeis?

Y vosotros, los padres de quiénes acuden a estos sitios, o de quiénes pasan de todo, ¿qué os cuesta estar encima de vuestro retoños, almas de cántaro, para que ni corran peligro, ni pongan en peligro a los demás?

En fin, estoy muy cabreado, no lo puedo negar…Y al final nos volverán a confinar, y ya opinaré sobre esto y sobre la gestión al respecto, pero hoy, no puedo dejar de volver a recordarlo. ¡Sois gilipollas!

Deja un comentario